M, La letra del goce

M es el nombre de la primera película de Anna Eriksson, estrella pop, compositora y artista finlandesa que ha escrito, dirigido y protagonizado esta película. Es una intensa obra de arte, radical, brutal. Una película sobre la mujer, el sexo, la muerte.

Después de su presentación en la Semana de la Crítica de Venecia en la que generó una intensa polémica, el 16/11/2018 Sevilla acogió su estreno en España dentro del Festival de Cine Europeo. La dificultad de digerir una obra de arte tan compleja se hizo también presente a lo largo de su proyección durante la que una decena de espectadores abandonaron la sala no pudiendo soportar  el impacto de una película que está en las antípodas del cine comercial.

Con Marilyn Monroe

M gira en torno a la figura de Marilyn Monroe, el gran mito de la mujer. Marilyn representó como nadie la imagen de la mujer deseada, la mascarada de la mujer que encarna el objeto de deseo de los hombres. Al mismo tiempo, sabemos que cuando vaciló la llama de la imagen de Marilyn, detrás de sus jirones pudimos vislumbrar lo que recubría, una mujer destrozada, sufriente, luchando por sostenerse aferrada a esa imagen, escondida detrás de ella. Marilyn Monroe es una excelente elección de Anna Eriksson -estrella como ella- para tratar las aporías del deseo femenino, la dificultad de construir una identidad femenina.

Como he dicho, la respuesta de Anna Erikson a estas cuestiones es impresionante, brutal. Construye una película que no es una narración. Es una experiencia sensorial intensa, difícil de soportar en su crudeza. Su atmósfera se ha comparado con la de Twin Peaks. Las imágenes son densas, suntuosas, de una atroz belleza que nos envuelve en un extraño realismo mágico.

Cuando la forma es el fondo

La elección estética y la estructura formal de M no son azarosas. Para “hablar” de la mujer, Anna Eriksson construye una película más allá del lenguaje. Más aún, la película no sigue un hilo discursivo, no tiene una estructura organizada en torno a un centro. Se construye añadiendo fragmentos que se yuxtaponen como en un collage. La oscura belleza de las imágenes se desvanece y deja a la vista los trozos del cuerpo, el revés de la belleza del cuerpo, su carne cruda, la sangre debajo de la piel, el llanto, el dolor, la angustia, la muerte.

Algunas palabras flotan en la película como restos de un naufragio. M es la letra de Marilyn, Mamá, My baby. La mujer, entre la madre y la maternidad. Un bebé desamparado que se le quita a los padres. El aborto cuando el embarazo no da a la luz sino que se desangra en la sombra. El sexo crudo como desencuentro y desvanecimiento. Se escucha decir: “para llegar a dónde estoy he tenido que chupar muchas pollas judías, pero ¿dónde estoy? No estoy en ningún sitio”. Y también: “No soy nadie, soy libre”. En fin…

Un discurso de mujer

La posible existencia de una escritura o un discurso específicamente femenino, un discurso en el que ella hable con una lengua propia, es un debate recurrente. Durante mucho tiempo mi opinión ha sido que esto no es posible. El lenguaje es la herramienta común en la que con una sensibilidad u otra, mujeres y hombres hacemos resonar algo que está más allá de las palabras. La película de Anna Eriksson me hace pensar que estaba equivocado, consigue hacer un discurso más allá de la palabra, un discurso que dice tanto sobre el goce y la mujer.

A la vista de la película que ha hecho, Anna Eriksson aparece como una mujer enormemente inteligente y sensible que en esta película lo arriesga todo. Se expone sin ningún artificio y no sólo desnuda su cuerpo. No construye un artefacto intelectual, sino que nos sumerge en la vorágine pulsional. Sus pulsiones que hacen resonar las nuestras.

Como buenos burgueses y neuróticos, vivimos bien instalados en el placer, tenemos bien organizado nuestro disfrute y ya nada nos desequilibra. Esta película nos acerca al lado oscuro, al sótano donde hemos escondido nuestros fantasmas aún despiertos. No es una película para todos, es sólo para aquellos osados que se atrevan a acompañar a esta mujer intrépida.

Me gustaría preguntarle a Anna sobre sus lecturas. Especialmente, me gustaría saber si ha estudiado a Jacques Lacan que a mí tanto me ha ayudado a entender la película y el tema que aborda. Y creo que Jacques Derrida está también presente en la estructura narrativa: escribe notas autobiográficas en los márgenes de la biografía de Marilyn. Añado aquí yo mis propios comentarios en el margen de esta película que no puede dejar indiferente.

En el debate que tuvo lugar después de la película, Anna Eriksson dio algunas breves respuestas. Se mostró agradecida, “tocada” por algunos comentarios. Sin embargo, fue muy parca en palabras. Como diría Wittgenstein, de lo que no se puede hablar, hay que callar.

Añadiré que “M” es la letra del goce. “Mmm” es el grito que se esboza cuando se está amordazado, el sonido que resuena en el placer. Y en el dolor.

Rafael Pareja Flores

TRÁILER DE LA PELÍCULA M

Otras entradas relacionadas en esta página:

Locas de alegría. Los límites de la locura                               Winter’s Bone. Una heroína cotidiana

La academia de las musas. Instrucciones para amaestrar el amor

 

2 Responses to “M, La letra del goce”

  1. Elena Cubero dice:

    Muy buena reflexión sobre una película muy difícil de ver, difícil aguantar en la sala hasta el final, casi sin diálogos, casi sin palabras, que no te puedes luego quitar de la cabeza, como sucede muchas veces con las cosas que no se han entendido porque te hablan desde y hacia un lugar fuera del orden habitual del discurso. Hasta que consigues ir poniendo en pie imágenes y palabras.

  2. Rafael Pareja dice:

    Desde luego no es una película fácil, como bien describes, es de digestión lenta. No estamos habituados a esa yuxtaposición de imágenes tan fuertes, música, frases como en un flash,… Productos tan creativos requieren una acomodación y mueven un trabajo intelectual, emocional, estético.
    Por tu comentario, es evidente que la película te ha alcanzado. Te agradezco mucho tu lectura y tu participación.

Trackbacks/Pingbacks


Leave a Reply

¿Qué opinas?

Este Blog no tiene fines comerciales. Sólo pretende la difusión de su contenido y el debate. Si te interesa alguna entrada, tu opinión es bienvenida y te agradezco su difusión en redes sociales.

LA PALABRA ENCENDIDA

"La memoria nos abre luminosos
corredores de sombra.
Bajamos lentos por su lenta luz
hasta la entraña de la noche."

Miguel Ángel Valente
(en "Fragmentos de un libro futuro").